Youngtimers Club de España volvió a Valladolid para celebrar su concentración anual, ya la quinta.

Nos reunimos en la céntrica plaza de Portugalete de Valladolid, a los pies de la Catedral, un marco incomparable para un evento como este. Acudieron vehículos desde Madrid, Cantabria, Asturias, Salamanca, Cádiz y Valladolid.

Durante la mañana, además de disfrutar de los coches, pudimos disfrutar de una visita a la torre de la Catedral con unas explicaciones muy completas sobre la historia, el reloj y un montón de curiosidades. Y por supuesto contemplar las impresionantes vistas de la ciudad desde lo alto de la torre. Además, los viandantes que por allí pasaban, aparte de contemplar los coches pudieron votar por el que más les gustase. 

A la 1 del medio día nos montamos en los coches en dirección a Bodegas Sinforiano donde nos agasajaron con una degustación de sus vinos y vermouth acompañados de queso, chorizo y tortilla. Un estupendo aperitivo antes de continuar el camino a la localidad de Villanubla donde disfrutamos del almuerzo. 

Después de comer, nos pusimos de nuevo en ruta por las localidades de Zaratán, Ciguñuela, Robladillo, Villán de Tordesillas y Villamarciel hasta la localidad de San Miguel del Pino, donde nos recibieron con los brazos abiertos. Tras dejar los coches expuestos frente al ayuntamiento, tuvimos una visita guiada muy completa por la localidad, visitando la iglesia, con la que descubrimos los secretos y encantos de esta pequeña localidad vallisoletana. 

A continuación realizamos una serie de pruebas de habilidad en las que compitieron varios participantes y que resultaron muy divertidas con muchos espectadores. 

El día terminó con la entrega de premios. Un bonito Renault 4/4 se llevó el premio al vehículo más antiguo y además al más votado por el público vallisoletano. Y un Citroën CX venido desde Cádiz, al vehículo de procedencia mas lejana. Además se entregaron los premios a los vencedores de las pruebas de habilidad en las que se impuso Fernando al volante de su flamante BMW 318ci y se sortearon 3 lotes de botellas de vino cortesía de Bodegas Sinforiano. 

De ahí nos fuimos a cenar, de nuevo a Valladolid, para el día siguiente reunirnos de nuevo para poder visitar el Valladolid Motor Vintage que se celebraba ese día y, tras la comida, los participantes partieron hacia sus respectivos domicilios.  

Puedes ver un video del evento en nuestro canal de YouTube. 

Nuestro más sincero agradecimiento al Ayuntamiento de Valladolid, Ayuntamiento de San Miguel del Pino, Bodegas Sinforiano y Turbofamily Design Cantabria por la colaboración en este evento.