Si algo tiene de bonito esta forma de vida, es el empuje que te proporciona para establecer vínculos con personas con las que, de otro modo, jamás coincidirías. Resulta chocante analizar los grupos de amigos que se forman en torno a esta afición. En ocasiones, en la misma cuadrilla se encuentran personas que tienen puntos de vista políticos completamente opuestos, con economías de lo más variado, y con personalidades que, a priori, no se comprende que encajen entre sí. Pero esto demuestra que, cuando nos centramos en lo que nos une y no en lo que nos separa, somos capaces de establecer lazos que, a veces, duran de por vida. A ese respecto creo que soy una de las personas más afortunadas del mundo.

También soy muy afortunado por contar con los compañeros de cuatro ruedas que me siguen en todas mis experiencias. Debo reconocer que ninguno me ha dado graves problemas, y cuando así ha sucedido, ha sido fundamentalmente a causa de la inexperiencia de las manos que lo han trabajado. Me han servido en labores profesionales, me han acompañado en viajes de placer, me han permitido conocer gente de todas partes del país y, además, me han ayudado en otra de mis grandes aficiones: la investigación y fotografía de lugares abandonados.
El Frasno (Zaragoza) - 2015

DESPOBLADOS y ABANDONADOS

Como dije a principio del artículo: tú no escoges la afición, es ella la que entra en tu vida. Tengo pasión por los lugares abandonados desde que era niño, y me encantaba ir a pasear con mi padre a aquella ermita abandonada que había junto al pueblo donde pasábamos los fines de semana. Esa ermita era todo lo que quedaba del pueblo de San Medel, fundado en la Edad Media por riojanos que emigraron a Segovia. Yo disfrutaba acercándome a las paredes, trepando por las piedras e intentando descubrir tesoros ocultos.

La afición creció conmigo, y cada vez fui adentrándome más en un mundo que comenzó a fascinarme hasta límites de los que aún no era consciente. Ya siendo un niño adulto, y disponiendo de la autonomía que da el tener coche propio, comencé a viajar para explorar aquellos lugares que iba descubriendo en internet. Pueblos abandonados, hoteles venidos a menos, fábricas olvidadas, carreteras en desuso… Suele decirse que una cosa lleva a la otra, y en mi caso todo desembocó en la creación de un blog donde comparto mis exploraciones: http://www.despobladosyabandonados.com Puerto de El Bruc (Barcelona) - 2015

Todo tiene relación: en cualquier caso, mis aficiones siempre van en torno a elementos que forman parte de otra época y de los que nadie se acuerda. Con respecto al tema que nos ocupa, el Renault 9 es el que más me ha acompañado a estos menesteres. Hay lugares a los que se llega fácilmente en coche, pero en otros casos se requiere de un vehículo con unas mínimas capacidades 4x4. Y el Renault 9 las tiene. Su ligereza, la generosa altura al suelo (comparable a la de un Nissan XTrail) y los neumáticos estrechos se convierten en aliados a la hora de adentrarse por caminos de montaña y sortear obstáculos. No es un todo terreno, y es preferible no meterse con él en el barro, pero tiene ciertas cualidades para salir del asfalto. Lamentablemente no está pensado para este uso, lo que se puede traducir en un mayor desgaste de sus componentes de dirección y suspensión, pero puede servir para salir del paso.Caminos que el Renault 9 supera sin problema - 2016

El Campo (Teruel) - 2017

Santolea (Teruel) - 2016

Me acompañó en la visita a un pueblo fascinante: Rodén. Fue abandonado a consecuencia de los destrozos producidos en la batalla de Belchite, ocurrida en 1937. Casi todo el mundo ha oído hablar de Belchite, pero prácticamente nadie conoce la historia de Rodén (mete aquí este enlace:http://www.despobladosyabandonados.com/2020/05/roden.html, y os invito a que la descubráis. Resulta curioso: la primera concentración que organicé en el Renault 9, 11, Alliance, Encore y GTA Club de España tuvo lugar, precisamente, en Belchite. Belchite Zaragoza - 2012  Rodén (Zaragoza) -2015

EPÍLOGO

Siempre lo he dicho: el Renault 9 TSE es, para mí, el coche ideal. Al menos es el coche en el que más cómodo me siento. De todos los que hay en mi cochera, es el que se ubica en el término medio: Cumple con todo y no destaca en nada. Dejando a un lado el hecho de que he tenido varios y conozco el modelo a la perfección, hay que reconocerle unas cuantas virtudes: Su mecánica es muy fiable, no suele dar problemas y aguanta un trato muy exigente. Es muy económico de consumo y mantenimiento. Es ligero y tiene buenas prestaciones. Se desenvuelve perfectamente en el tráfico actual, tanto urbano como extraurbano, aunque con cuatro personas y equipaje se echa en falta algo de potencia. Tiene un interior amplio y buen maletero. El agarre en carretera es muy bueno para sus prestaciones, y además es muy cómodo de suspensiones, aunque los asientos son blandos y no les iría mal algo de apoyo lumbar. También tiene comodidades como los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado, y en algunos casos, aire acondicionado. Y lo mejor de todo: el aspecto exterior es discreto, no llama la atención, cosa que siempre es de agradecer.Embalse de Contreras (Valencia) - 2017

Por encima de todo, mi Renault 9 ha servido para conocer a mucha de la gente maravillosa que tengo en mi vida. Solo por eso merece una plaza de honor en mi cochera. Los Arcos (Navarra) -2014 Roa de Duero (Burgos) - 2014 Barcelona - 2015 Asturias - 2016 En algún lugar entre Toledo y Cáceres - Alberto Benítez - 2017

Despoblados y Abandonados.